Leyendas de Bolivia: La Curiosa

by Solange Parada Gomez
(Puerto Suárez, Bolivia)


Había una vez una tejedora que todas las noches se levantaba a tejer. De repente una noche ella escuchó algo como si hubiera pasado una procesión. Ella se asomó a la ventana y de pronto un hombre se le paró al frente de su ventana y le pidió que guardara dos velas y que mañana él volvería a recogerlas. Ella entonces le dice que sí, podía guardárselas.

El día siguiente ella le cuenta a su amiga que se le había aparecido un hombre y que le pidió guardar dos velas. La amiga le dice que lleve las velas a un padre para que las vea. Al ver las velas, el padre le dice que no es un hombre de verdad, es un duende.

Ella entonces le pregunta qué debe hacer cuando el duende vuelva a recoger sus velas. El padre de dijo que tendría que llevarse con ella a su bebé, y que al bebé lo pelliscara para que llore.

Cuando era de noche ella esperó que tocaran su puerta y cuando ya se iba a quedar dormida, el duende tocó la puerta. Ella alzó a su bebé y se lo llevó consigo para contestar la puerta. Al momento de abrir la puerta, le pelliscó al bebé y el bebé lloró.

Al abrir la puerta con el bebé llorando, el duende le dice "agradece que tu bebé está llorando porque si no, te llevaría."

Click here to post comments

Join in and write your own page! It's easy to do. How? Simply click here to return to Leyendas Bolivianas.