La Historia de La Paz Bolivia

Travel Insurance!

Inicio en Español   Hoteles en La Paz   Foro de La Paz

Custom Search


Follow Me on Pinterest   Bella TV on Livestream   Like our Facebook Page   Subscribe to me on YouTube  

Aun no hemos construído una sección acerca de La Paz. Pero puedes hacer preguntas en el Foro de La Paz y buscar Hoteles en La Paz.


ENGLISH Este es un resumen detallado de la historia de La Paz, Bolivia. Puedes aprender más buscando información sobre puntos específicos que te interesan.

Sky High la Paz Bolivia... Closeup Slideshow: BoliviaBella.com’s trip to La Paz was created with TripAdvisor TripWow!


Época Prehispánica

En base a los resultados de las excavaciones arqueológicas, los historiadores suponen que en la región de la Cordillera Real existió en un principio una cultura que se da por denominar Tiwanacota. Esta seria de un pueblo de etnia Aymara surgida hacia el 1500 a.C. (algunos arqueólogos aseguran que fue en el 5000 a.C.) en el Valle de Pampa Koani, cerca del Titicaca, y que en base a conquistas guerreras habría colonizado toda la región del lago, extendiéndose hacia el valle del rio Choqueyapu (donde esta ahora la capital), llegando al departamento de Oruro, parte del de Potosí y el norte de Argentina y Chile.

Esta civilización preincaica habría subsistido por un milenio y medio, suponiéndose avanzada en técnicas agriculturales, navegación lacustre y construcción, como atestiguan las ruinas de piedra que han quedado. Luego, sin que los arqueólogos puedan explicar el por qué, las ciudades que estos habitaban fueron despoblándose hasta quedar totalmente desiertas. Tal insólita desaparición, ocurrida en el siglo XII según se estima, ha provocado varias especulaciones que intentan explicar los motivos, que van desde los mas plausibles como ser desastres naturales, conflictos internos, etc., hasta las más extravagantes, como la que propone un escritor inglés acerca de que la Atlántida habría estado ubicada en la zona de ocupación de los Aymaras.

La época Incaica empieza cuando los quechuas al mando del Inca Pachacutec invadieron las regiones occidental y central de Bolivia en el siglo XV, lugares donde habitaban indígenas que conservaban su lengua y sus costumbres propias y distintas. Estos pueblos fueron por lo general aculturizados de buen grado o a la fuerza, utilizados como mano de obra esclava si se resistían a ser conquistados, o exterminados sin más. A los Aymaras se los incluyó en la categoría de indígenas vasallos (“cayaos”), a quienes se permitía su modo de vida particular a cambio de sumisión y pago de un tributo de vasallaje al Inca del Cusco, pese a lo cual solían sublevarse con frecuencia.

Los quechuas, un pueblo peruano, se consideraban a si mismos descendientes de una pareja de origen divino, Manco Kapac y Mama Ocllo, quienes aparecieron en la Isla del Sol en el Lago Titicaca, y dieron inicio al linaje de los Incas. Leyendas aparte, se sabe con seguridad que surgieron alrededor del 1200 a.C. en el Valle del Qosqo o Cusco, y que se expandieron por cinco países actuales. De Bolivia conquistaron la mitad, excepto el oriente y el sur, y le dieron por nombre Qullasuyu o Collasuyo a sus nuevos territorios, siendo uno de los 4 “suyos” o comarcas (los otros eran Antisuyo, Cuntisuyo y Chinchasuyo) en que dividían su imperio. Este “suyo” estaba gobernado por un “Apo” (Jefe territorial), que tenia su sede en Copacabana, y se organizaba administrativamente en “ayllus” (comunidades) gobernadas por un “Curaca” (cacique). Construyeron algunos fuertes y ciudades, además de redes de caminos para articular su nuevo “suyo”, aunque no llegaron a crear una civilización de proporciones iguales a la que ya florecía en el Perú, tanto por concentrarse más en la extracción de oro que en civilizar la nueva comarca, como por falta de tiempo, ya que una centuria después fueron a su vez conquistados por los españoles, que desmembraron el Imperio del Tawantinsuyo. No obstante las sucesivas colonizaciones, los Aymaras son hasta hoy el mayor grupo aborigen en el occidente boliviano.

Oh Linda la Paz Bolivia Slideshow: BoliviaBella.com’s trip to La Paz was created with TripAdvisor TripWow!

Época Colonial

El primero en explorar Bolivia fue Diego de Almagro, quien fundó el pueblo de Paria en Oruro, y de cuyos lugartenientes se asume que exploraron el resto del altiplano y parte de los valles. Almagro mismo no llegó a fundar ninguna otra ciudad aparte de la mencionada, porque la rivalidad con los hermanos Pizarro lo llevó a ser ejecutado por éstos tras regresar de sus expediciones por Chile y Bolivia. Cuando en Lima murió sin herederos el marqués Francisco Pizarro, el conquistador del Perú y hasta entonces su gobernador, se libró una guerra por el poder entre los españoles liderados por Gonzalo Pizarro, hermano menor de Francisco y Hernando, y los del bando del Virrey Blasco Núñez y Vela, que terminó con la derrota del primero. Entonces, el capitán Alonso de Mendoza fue instruido a fundar una población que sirviera de punto de enlace entre las rutas comerciales de Potosí y Oruro hacia Lima. Mendoza eligió la zona donde está ahora el pueblo de Lajas, donde el 20 de octubre de 1548 fundó la ciudad con el nombre de Nuestra Señora de La Paz, en memoria de la pacificación de pizarristas y realistas.

Pero, a los pocos días anduvo hacia el valle de Chuquiago Marka, donde existía un rio, Choqueyapu, que arrastraba pepitas de oro, habían cultivos de papas y un clima más templado. De modo que trasladó la población al nuevo lugar, construyéndose las primeras edificaciones en una hondonada profunda que protegía de los vientos gélidos que bajaban de los Andes.

La nueva ciudad prosperó más lentamente que las de Charcas y Potosí, más ricas en oro y plata, pero llegó a convertirse en la tercera ciudad de importancia en la Audiencia de Charcas cuando el rey Felipe II de España la creó en 1559, ya que pasó a erigirse como la Intendencia de La Paz. Sin embargo, a España no le interesaba fomentar la prosperidad en sus colonias y descuidó casi todo, menos explotar las minas y escoltar el producto en galeones hacia Europa. La rígida clase de castas, que esclavizaba a los indígenas e ignoraba a los mestizos y criollos pobres, mas la desigualdad en la distribución de la riqueza, la burocracia de la muy lejana Madre Patria y el olvido en que tenían a las Indias, como se conocía al continente, fomentó sublevaciones desde temprano. Ya en 1661, la casa del Corregidor de La Paz fue asaltada por un grupo de criollos que pedían libertad, lograron dar muerte al Corregidor, pero la rebelión fue sofocada y sus cabecillas muertos en combate.

Esto no acabó con el descontento, pues una centuria después tuvo lugar otra sublevación, esta vez de indígenas. El líder era un cacique aymara llamado Tomás Katari, que logró extender la rebelión al resto de la colonia, pero murió al poco tiempo. Lo relevaron sus hermanos, que fueron derrotados en el sitio de la capital de la Audiencia (La Plata, hoy Sucre) y ejecutados. En 1780, estalló otra rebelión, comandada por otro aymara llamado Julián Apaza, mas conocido por su nombre de guerra: Tupac Katari. Al mando de un ejercito indígena, invadió la ciudad de La Paz, siendo rechazado tras dura lucha; pasó entonces a sitiarla para rendirla por hambre, la primera durante tres meses y medio, la segunda durante algo más de dos meses. También fue derrotado y hecho prisionero por los españoles, quienes lo ejecutaron mediante descuartizamiento por cuatro caballos.

Después de esto, no hubo levantamientos, hasta que en 1809 patriotas liderados por Pedro Domingo Murillo se sumaron al llamado independentista de Charcas, formaron una Junta Tuitiva que proclamó un gobierno independiente y tomaron las guarniciones militares de la ciudad el 16 de julio de ese año. Sin embargo, la revuelta fracasó, los revolucionarios fueron derrotados por las tropas realistas mandadas por el brigadier José Manuel de Goyeneche, apresados y condenados a muerte. En enero de 1810, fueron ahorcados los nueve cabecillas: Murillo, Catacora, Figueroa, Lanza, Sagárnaga, Bueno, Jiménez, Graneros y Jaén. Al resto los fue cazando Goyeneche, tomando la costumbre de exhibir sus cabezas en picas en la plaza principal paceña, para escarmentar a los revolucionarios.

La lucha continuó por los siguientes quince años, con derrotas y victorias de ida y de vuelta para ambos bandos. El general Andrés de Santa Cruz intentó echar a los españoles de La Paz en 1823, pero éstos le vencieron y obligaron a replegarse al Perú. Solo tras las victoria en las batallas de Junín por parte de Simón Bolívar, y de Ayacucho por parte del mariscal Sucre pudieron los patriotas recibir la rendición final de los realistas y declarar independiente a la colonia en 1825.

La historia de La Paz, La Paz, Bolivia

Época Republicana

En 1826, el presidente Antonio José de Sucre puso en vigencia una constitución para la flamante República de Bolívar, y decretó la creación del Departamento de La Paz el 23 de enero de 1826. El mariscal, sin embargo, fue obligado a abandonar el gobierno y salir del país por el descontento de los pobladores de la capital Charcas, tras lo cual pasó a gobernar el general Santa Cruz. Este impuso la unión del país con Perú en la Confederación Peru-Boliviana, que disgustó a Chile y causó una guerra entre los tres países primero, y entre Bolivia y Perú después, cuando el general peruano Agustín Gamarra intentó anexionar Bolivia. Gamarra perdió ante el general boliviano José Ballivián, y la confederación se hizo trizas, conservando el país su independencia.

Siguió a esto una serie de rencillas internas entre facciones políticas y entre militares y civiles, sucediéndose varios golpes de estado y presidentes de uniforme. Fue en el gobierno de uno de estos presidentes de facto, Hilarión Daza, que Bolivia luchó y perdió la Guerra del Pacifico en 1879-1883, recibiendo compensaciones ínfimas. Para 1898, la disputa entre los partidos Liberal y Conservador llevaron a la guerra civil entre La Paz y Chuquisaca por el asunto de la capitalia. La crisis se venia acumulando desde 1896, al ser elegido presidente un conservador, Severo Fernández Alonso, quien proclamó dos años después una Ley de Radicatoria según la cual el Presidente de la República debía residir en Sucre, y no en La Paz como se venia haciendo por costumbre y porque buena parte de los mandatarios de entonces eran paceños de nacimiento. No solo eso, si no que tampoco podía salir de la capital sin permiso. Los liberales se rebelaron, declarando a La Paz como región federal.

Fernández Alonso marchó hacia La Paz para sofocar el alzamiento, pero los liberales comandados por José Manuel Pando le salieron al encuentro y le derrotaron en la batalla del Primer Crucero en Oruro. Con ayuda de los Ponchos Rojos del líder aymara Pablo Zárate Villca, el general Pando acabó de derrotar una segunda vez a los conservadores en la batalla del Segundo Crucero, también en Oruro. Con esto, el conservador tuvo que presentar su renuncia a la presidencia. Un triunvirato encabezado por Pando formó una junta de gobierno por seis meses, luego se convocó en octubre de 1899 a una convención nacional en Oruro, en la que Pando fue votado nuevo presidente constitucional, deshaciéndose de lo que quedaba del partido conservador y, de paso, de sus aliados aymaras, porque tenían planes reivindicatorios que no le convenían. Este conflicto entra en la historia como la Guerra Federal, y se recuerda en ambos departamentos porque en ella se cometieron abusos y masacres de las cuales ambos bandos se responsabilizan entre si, pero sobretodo porque en ella La Paz ganó la sede de gobierno, convirtiéndose en virtual capital del país, dejando a Sucre con el Poder Judicial y el titulo de capital constitucional en el papel.

Época Contemporánea

Durante los primeros años del siglo XIX, el eje de la economía nacional era la minería, no ya de oro y plata como en la Colonia, si no de estaño. Llegaron también los inventos de la Revolución industrial, como las películas, el ferrocarril, las líneas telefónicas, etc. La minería estaba en manos de tres grandes familias: Patiño, Hochschild y Aramayo, quienes monopolizaron la industria hasta la nacionalización de las minas en el gobierno de Paz Estenssoro en los ‘50. El crecimiento de La Paz fue notable desde los años ‘20, convirtiéndose en el mayor centro urbano del país; surgieron los primeros rascacielos, se construyeron autopistas, y el estadio más grande de Bolivia cuando en los ’80 empezó a poblarse la altiplanicie que ahora es la ciudad de El Alto. El ejército fue modernizado, trayéndose instructores militares alemanes y adquiriéndose armamento moderno, lo cual seria útil en la Guerra del Chaco, si bien no evitó otra pérdida territorial.

Tras la Guerra del Chaco, vinieron las inestables décadas de golpes militares y gobiernos débiles. De los golpes militares, en La Paz se recuerdan mejor, por sangrientos, los de los coroneles Hugo Banzer, Alberto Natusch y Luis García Meza, el segundo de los cuales provocó en 1979 una tristemente famosa masacre de ciudadanos de a pie al ordenar a los soldados salir con tanquetas a las calles y disparar a quemarropa. Solo en 1982 regresaron los gobiernos democráticos, de la mano de un paceño, Hernán Siles Zuazo.

En los años recientes, esta ciudad ha protagonizado varios de los peores enfrentamientos entre la población y la policía. Por su geografía, La Paz es una ciudad complicada de defender cuando es sitiada: la hondonada en la que se construyo y el tener pocas vías de acceso juega en su contra cuando se trata de abastecerla durante un conflicto. Durante las convulsiones sociales en las décadas del ’90 y hasta ahora, grupos de diverso tamaño podían (y pueden) llegar a torcerle el brazo al gobierno mediante la táctica del cerco. Así fue durante el primer gobierno de Sánchez de Lozada, en la que se privatizaron las empresas estatales con mucha oposición, siguió durante los de Banzer y Quiroga, y volvió a suceder en el segundo mandato de Sánchez de Lozada. La mas grave convulsión en esta década ha sido la ahora llamada Guerra del Gas u Octubre Negro, ocurrida en el 2003. Enfrentamientos durante meses entre civiles y policías, con ayuda del ejército, causaron docenas de muertos, que le costaron el cargo al presidente.

En el gobierno de su sucesor, Carlos D. Mesa, comenzó la aun candente disputa política entre La Paz y la región cruceña por el tema de autonomías departamentales, al que se le sumaron las otras regiones orientales y Chuquisaca, que aspira a recuperar su capitalia plena. Con oposición paceña y todo, la Media Luna votó por su autonomía, forzando al presidente en ejercicio, Evo Morales, a incluirlas en la Nueva Constitución que fue aprobada con altos porcentajes en este departamento, ahora Departamento Autónomo de La Paz desde que se votaron sus estatutos en abril de este año.

Corresponsal Alura Gonzáles

Inicio en Español   Hoteles en La Paz   Foro de La Paz



New! Comments

Have your say about what you just read! Leave a comment below.