MONSEÑOR TITO SOLARI CAPPELLARI

by R.M.G.

Los virulentos ataques de que está siendo objeto un santo varón de Dios como es Monseñor Tito Solari, actual Arzobispo de Cochabamba, nos traen a la memoria todo cuanto, además de en el campo pastoral, este sacerdote salesiano realizó en el campo del desarrollo humano en Bolivia, desde que fue destinado a la comunidad de la Parroquia de San Carlos Borromeo, en la localidad de San Carlos, provincia Ichilo del departamento de Santa Cruz.


En la década de los 70 llega a San Carlos el entonces Padre Tito Solari, con un grupo de sacerdotes y coadjutores salesianos a quienes el entonces Arzobispo de Santa Cruz, Mons. Luis Rodríguez Pardo, de ilustre y querida memoria, encargó la rectoría de la Parroquia de San Carlos Borromeo.


Para quienes no lo saben, Monseñor Tito es hijo del dueño de la fábrica de relojes "Solari" que están en todos los aeropuertos del mundo. Por el voto de pobreza emitido al momento de su ordenación sacerdotal, la herencia que por sucesión le correspondía, la destinó a un fondo para ayudar, en ese tiempo, a los campesinos más pobres de la Parroquia de San Carlos y la zona del Ichilo. Se entregaba a cada familia un número de vacas preñadas para que, en primer lugar, los niños se favorezcan con un enriquecimiento de su dieta alimenticia y la familia vaya incrementando su hato anadero que le asegure una calidad de vida más humana.


Posteriormente, este proyecto fue presentado a la Fundación Konrad Adenauer de Alemania y se implementó el Proyecto San José, que sirvió a campesinos de las zonas de Ichilo (llegando incluso hasta el Chapare), Sagrado Corazón, Hardeman y Colonia Piraí con un programa de desarrollo ganadero en el que los campesinos recibían 5 vacas preñadas, un toro, implementos, medicina veterinaria, alambre de púas, bombas de agua tipo rosario y la capacitación con experimentados técnicos que fueron creando una nueva tecnología y una nueva mentalidad de desarrollo con esfuerzo, trabajo y compromiso con sus comunidades.


Escuelas, colegios, el hospital de San Carlos y tantas familias y comunidades a las que el Padre Tito ayudó, guardan en su corazón un sentimiento filial de sincera gratitud a este pastor que no sólo se preocupó de las necesidades espirituales de su grey, sino también de sus necesidades materiales, sin demagogia, y sin buscar otro fin que el cumplir con su apostolado y con sus hijos de elección.


La transparencia y eficacia de las obras realizadas, abrió a Monseñor Tito puertas de generosos benefactores que contribuyeron a que se amplíe y diversifique su obra cristiana y humana a favor de los menos favorecidos.


Cuando fue nombrado Obispo Auxiliar de Santa Cruz e inicialmente fijó su residencia en Montero, para estar más cerca de su gente, su casa era continuamente visitada por gente con toda clase de necesidades a quienes la "tía Egle", que se vino de Italia para atender a su sobrino Tito, recibía como si fueron sus familiares y junto a Monseñor Tito les solucionaban sus problemas.


Cuando se tuvo que trasladar a Santa Cruz, el mismo cuadro: enfermos, menesterosos, estudiantes y familias que necesitaban una mano generosa, no daban tregua con sus visitas y sus requerimientos. Y ahí siempre la figura, la voz y la actitud paternal y compasiva de Monseñor Tito para escuchar, animar, infundir consuelo y esperanza, pero al mismo tiempo proveyendo los recursos materiales necesarios para remediar situaciones.


Y todo con un bajísimo perfil, sin publicidades y sin bombo y platillo, tal como es él.


Su traslado a Cochabamba significó una pérdida para Santa Cruz y una inmensa ganancia para los pobres y necesitados de Cochabamba. Investíguese cuántos miles de enfermos son atendidos anualmente con médicos, medicinas y tratamientos que solventa Monseñor Tito.


Como Presidente de la Comisión Episcopal de Educación, se preocupó mucho por la organización y cualificación de todas las unidades educativas administradas por la iglesia católica, en convenio con el estado boliviano y su voz siempre fue serena, conciliadora y propositiva.


Monseñor Tito es además de Sacerdote y Obispo, un hombre humilde, sensible y con un sentido de paternidad extraordinarios que sólo mueven al respeto, la admiración y el afecto sincero de quien tiene la suerte de conocerlo y de recibir sus auxilios espirituales y materiales.


Qué pena, qué ingratitud y qué canallada la que se está orquestando en contra suya.Que la sincera gratitud, el respeto y el afecto de miles y miles de familias, no sólo del Norte Integrado, sino de Santa Cruz, Cochabamba y de Bolivia, transformados en plegarias al Dios de la Vida y la Verdad, sean el bálsamo y la fortaleza que acompañen a Monseñor Tito en
estos momentos de ingratitud y grosería y que la luz de Cristo ilumine las tinieblas de quienes tratan de humillarlo y desacreditarlo

Comments for MONSEÑOR TITO SOLARI CAPPELLARI

Click here to add your own comments

Jan 04, 2015
Un pensamiento y muchos recuerdos .
by: Sandro Mattioli

Don Tito sigue adelante, es fuerte y ha hecho casi el imposible. Un gran abrazo de su antiguo alumno de Casa Alpina S. Domenico Savio [1964)- ARS Avventura Ragazzi Shell - ahora sesenta y cinco.

Sandro Mattioli da Genova Italy

Click here to add your own comments

Join in and write your own page! It's easy to do. How? Simply click here to return to Bolivia News 2010.