La devaluación del voto popular en Bolivia

by Bolivia Democrática
(Bolivia)


Pareciera que el desmedido poder obtenido por el gobierno, a través de las urnas en algunos casos, como en el de la Asamblea Legislativa plurinacional, y a través de maniobras políticas, en otros, como en el caso de sus mayorías abrumadores en las Asambleas Departamentales de Cochabamba, Oruro, Potosí, La Paz y Chuquisaca, y como el que ya se consolidará en instituciones como las Cortes Electorales y el Órgano judicial, han causado que el partido de gobierno pierda el rumbo frente a la sociedad.


Es preocupante ver cómo se busca y utiliza cualquier justificativo, por mínimo que pudiera ser, para perseguir a autoridades electas, como en el caso de Jaime Barrón en Sucre o de Héctor Cartagena en Quillacollo, con el fin de conseguir, por la fuerza de la presión parainstitucional, lo que no se ha logrado por la legitimidad de las urnas. Igual que en el caso de la maniobra ejecutada para obtener mayorías abrumadoras en las Asambleas Departamentales, también se trata de artilugios hábilmente diseñados para que parezcan enmarcados dentro de las normas.

Sin embargo, aunque a simple vista estas acciones pudieran parecer fáciles de consolidar sin pagar consecuencias, constituyen duros golpes contra las tradiciones y reglas del juego democrático. Ahora quienes ganan elecciones no necesariamente alcanzarán los cargos por los que han pugnado en éstas. Tendrán, antes que nada, que encomendarse al santo de su preferencia, rogando que a nadie se le ocurra orquestar algún tipo de movida que altere de facto los resultados electorales.

Pero este debilitamiento del sistema democrático no solo afecta a los candidatos, sino, más preocupante aún, a los electores, que ven cómo acudir a los recintos electorales, velar por la transparencia de los comicios, obtener un resultado y disponerse a aceptarlo como una decisión colectiva tomada de manera pacífica, no es más que una pérdida de tiempo. Ahora las personas podrían decir ¿De qué sirve votar, si quien tenga el poder puede, en ultima instancia, alterar los resultados y cambiar a las autoridades a su antojo?, y esta sería una justa preocupación de la ciudadanía.

Las artimañas que vemos últimamente pueden causar terribles decepciones de la gente frente a la democracia.

Y no es que pensemos que quienes pudieran haber cometido actos de corrupción, como en el caso de los alcaldes que supuestamente lo habrían hecho, no debieran recibir un castigo. Pero es por lo menos sintomático que esto suceda justamente después de conocidos los resultados electorales, y solamente contra líderes que no pertenecen al oficialismo.

Cualquier regla que pudiera inhabilitar a un candidato para ejercer un cargo de autoridad, debería ser conocida de antemano, y tendría que ser aplicada con prontitud para que, desde el principio, dichos ciudadanos ni siquiera puedan presentarse como candidatos.

Refugiarse en el desmedido poder logrado en el gobierno, para hacer y deshacer con el voto de la gente, es una irresponsabilidad con el sistema democrático construido durante más de veinticinco años, y es una total falta de respeto con un pueblo al que esa democracia le ha costado sangre.

Bolivia Democrática
Viernes, 25 de junio, 2010

Click here to post comments

Join in and write your own page! It's easy to do. How? Simply click here to return to Bolivia News 2010.