exposicion de arte 31416

by Museo de Arte Contemporáneo
(Santa Cruz, Bolivia)


3,1416 (DELTA DE SIGNIFICADOS SUGESTIVOS) Donaldo Altamirano*

Museo de Arte Contemporáneo
Calle Sucre Esquina Potosí
14-30 de Mayo 2009
Inauguración Jueves 14 de mayo, horas 20:00
Una obra colaborativa de Jorge Restrepo y Walter Suazo

?Encuentro de una máquina de coser y de un paraguas sobre una mesa de disección?, tal ha sido el punto de partida imaginario que nos dejara establecido Maldoror (esa criatura predilecta de Lautréamont) en un afán por expandir los límites y por ensanchar los umbrales estéticos de nuestra contemporaneidad, más que motivado por la pretensión de definir y cerrar fronteras para nuestros actuales tiempos de febril creatividad, tiempos que por la época del poeta montevideano apenas se vislumbraban.

Descendiente legítima de aquella original cópula surrealista entre máquina y paraguas, la presente muestra, ?3,1416?, reúne, en un conjunto audiovisual coherente, a un emergente artista de sonido de vanguardia, el hondureño Walter Suazo, y a un artista visual de amplia trayectoria internacional, el colombiano Jorge Restrepo, quienes han conjugado sus capacidades creativas para eslabonar esta propuesta interdisciplinaria.

Metáfora meta-artística, movimiento de despliegue conceptual, equilibrio audaz de fuerzas intelectuales mancomunadas, ayuntamiento de dinamismos híbridos, creados para disfrute del ojo, del oído y del cerebro que unifica nuestras percepciones, ?3,1416? crea el contexto de una poética polimorfa, cuyas operaciones se procesan al otro lado de las habituales fronteras conceptuales, hermanando en una obra armónica tres secuencias de impresiones disímiles, que convergen hacia su expresión unitaria en un punto de mayor intensidad.

En cuanto propuesta visual, las series de lunas negras de Restrepo (que han sido prefiguradas por cientos de ensayos y de experimentos, limitados al estudio de las relaciones entre sus círculos oscuros, al posible balance o desequilibrio de sus masas físicas, contra el desierto aséptico de unas páginas blancas) nos sugieren un mundo de tecnología extrema, donde los seres y las cosas han sido reducidos a una expresión puntual, la que, no obstante, admite leerse como una serie de signos pertenecientes a una escala melódica desusada y fantástica. Es lo que nos ha demostrado Walter Suazo, al crear la pista sonora que acompaña al trabajo de Restrepo.

Esta secuencia sonora de Walter Suazo, que pareciera inspirada por la inusitada y atroz cercanía de los astros, celebra el génesis de unos universos inéditos, donde la puntuación melódica pareciera proceder por rarefacción y condensación, como habría querido Anaxímenes de Mileto. Música de las esferas pitagóricas, evoca congeladas mareas lunares, migraciones siderales, sombras nebulosas sorprendidas en el instante de gestación de múltiples eclipses, manchas melódicas, tachones sonoros impulsados por esos ?saltos que experimenta la energía de un corpúsculo en el momento en que absorbe o emite radiación?, como hubiera explicado Max Planck.

Sin embargo, procederá erróneamente quien se limite a examinar ambas propuestas por separado, ya que enlazadas crean un tercer sistema aparte, una nueva atmósfera de significados, una intensa zona de convergencias que apela a los signos que circulan por nuestra linfa secreta, más allá de nuestras meras capacidades audiovisuales, creando así un inusual delta significativo, que alude a un mundo de presencias invisibles y de fuerzas inadvertidas que mueven al conjunto de las cosas, sigilosamente y desde adentro.

Sucede así que, para terminar de redondear la referencia metafórica al ?signo que representa la relación aproximada entre la circunferencia y el diámetro del círculo?, para volver concreto y palpable este encuentro entre paraguas fantásticos y máquinas feéricas, Jorge Restrepo ha considerado pertinente integrar en su puesta en escena a unos terceros elementos tridimensionales. Consistentes en la instalación de unas cajas de agua, donde flotan a flor del líquido genésico (elemento primigenio de toda secuencia evolutiva) unas esferas negras, sujetas a oscilar y derivar mediante la intervención, a voluntad o a capricho, de los espectadores. Metáfora de otras metáforas, juego plural de reflexiones, donde el artista visual ha encontrado novedosas formas de concreción espacial para los mundos oscuros que evocan sus lunas negras, en eclipse permanente sobre la superficie desierta del papel.

?3,1416?, es pues una criatura que goza, cuando menos, de doble paternidad. Cópula conceptual que se opera en el vacío profiláctico. Una erótica aséptica de los conceptos enlaza y conjuga estos mundos divergentes que ahora coinciden en un punto, que se funden en un estrecho abrazo y que engendran una nueva actitud hacia el arte, hacia y desde los artistas. Veamos en esta obra conjunta un símbolo contemporáneo, que denota la erosión, la ruptura y la demolición de un muro obstinado que tradicionalmente ha separado a las disciplinas artísticas en compartimientos estancos.

En esta obra, de palpitante contemporaneidad, ambos autores, tanto Suazo como Restrepo, se han compenetrado intensamente de la obra del otro artista asociado, ambos han examinado y estudiado con simpatía y respeto la obra del otro, ambos han procedido por afinidad y por afecto, como motores capaces de desatar y de mover a fondo nuestras mayores energías creativas.

*Donaldo Altamirano,

escritor nicaragüense

veedor de artes.

Click here to post comments

Join in and write your own page! It's easy to do. How? Simply click here to return to Eventos 2009.