Exposición de Paula Modersohn-Becker y Los Artistas de Worpswede

by Museo Nacional de Arte
(La Paz, Bolivia)


EL MUSEO NACIONAL DE ARTE, PRESENTA LA MUESTRA: PAULA MODERSOHN-BECKER Y LOS ARTISTAS DE WORPSWEDE, DIBUJOS E IMPRESOS 1895-1906

El Museo Nacional de Arte (La Paz, Bolivia) dependiente de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia y el Goethe Institut, presenta a partir del martes 15 de noviembre, la muestra: Paula Modersohn – Becker y los artistas de Worpswede – Dibujos e Impresos 1895 – 1906.

La exposición que será presentada en las Salas temporales y el Patio de Cristal del Museo Nacional, reúne lo más representativo del arte moderno clásico de Alemania, con un conjunto de dibujos y arte gráfico; muestra que llega al país gracias a la Fundación Paula Modersohn-Becker de Bremen, y la generosidad de los herederos de los artistas: Otto Modersohn, en especial a Christian Modersohn de Fischerhude, quienes cedieron estos trabajos que permitieron armar esta exposición itinerante; también Wolfgang Werner ha acompañado los preparativos de la exposición con su asesoramiento constante y la ha enriquecido mediante la donación de sus libros.

Worpswede: es el nombre de una pequeña aldea cerca de Bremen, está directamente ligado a la colonia de artistas del mismo nombre. Worpswede es sinónimo de imágenes evocativas del ambiente de los paisajes nórdicos. El nombre remite también a un nuevo movimiento de jóvenes artistas, su alejamiento de los temas académicos tradicionales. Inspirados por la romántica idea de la naturaleza como maestra,Fritz Mackensen, Otto Modersohn, Heinrich Vogeler, Fritz Overbeck y Hans am Ende, que mudaron sus estudios de la ciudad al campo y emprendieron el experimento de vivir, trabajar y publicar juntos, experiencia que los llevó a fundar una asociación de artistas y a realizar exposiciones conjuntas.

Paula Modersohn-Becker, que se unió a la colonia recién unos años más tarde, fue la que emprendió el camino más radical entre los artistas de Worpswede; el camino al arte moderno. Los pintores Fritz Mackensen y Otto Modersohn le proporcionaron importantes estímulos. Con esta preparación, los impulsos que recibió la artista en París, a través de la obra de Cézanne, Van Gogh y Gauguin, cayeron en suelo fértil.

Estos modelos alentaron a Paula Modersohn-Becker a darle la espalda a la reproducción de las apariencias y a buscar la esencia íntima de las cosas. La consecuente simplificación de la forma se verifica especialmente en sus dibujos, a menudo más radicales que sus pinturas. Si bien su obra es interrumpida por su temprana muerte, revela claramente una inconfundible fuerza creativa que justifica su posición en el arte alemán. Hasta la fecha, las obras de Paula Modersohn-Becker y la colonia de artistas de Worpswede no han perdido nada de su fascinación. Al contrario; tanto en el ámbito artístico como en la sociedad, la discusión acerca del hombre, la naturaleza y el paisaje ha adquirido aún más actualidad.

Paula Modersohn-Becker Nace el 8 de febrero de 1876 en Dresden, la tercera de siete hermanos.
Fue la primera artista alemana en introducir influencias de la pintura de Cézanne, Gauguin y Van Gogh a su obra. Su camino ha sido solitario y, con pocas excepciones, sus aspiraciones no fueron comprendidas mientras vivió, ni siquiera por su esposo Otto Modersohn.

Cuando Paula Modersohn-Becker murió, el 20 de noviembre de 1907 a los 31 años, después de apenas diez años de trabajo creativo, nadie imaginaba la riqueza y el significado de su legado. En muy poco tiempo había creado aproximadamente 700 pinturas, más de 1000 dibujos a mano y 13 grabados al aguafuerte. En vida vendió no más de cinco pinturas y expuso solo dos veces, recibiendo una crítica devastadora por su primer intento en la Kunsthalle de Bremen, en 1899.

Paula Becker provenía de una familia burguesa de siete hijos y muchas inquietudes intelectuales y culturales; en 1888, cuando Paula tenía 10 años, se mudaron a Bremen. Los padres apoyaron su inclinación artística con cursos de dibujo y algunas clases con el pintor local Bernhard Wiegandt. Luego de aprobar el examen de profesorado al que asistió por pedido del padre, en abril de 1896, se fue a Berlín a estudiar en la Escuela de Dibujo y Pintura de la Verein der Berliner Künstlerinnen (Asociación de Mujeres Artistas Berlinesas). En principio, iba a quedarse para un curso de dibujo de seis semanas, pero la herencia de una tía le posibilitó realizar una formación como pintora de un año y medio. En aquel entonces, Berlín estaba transformándose: pasó de ser una ciudad provinciana a ser una metrópolis artística. Paralelamente a sus estudios, Paula Becker fue descubriendo en los museos a los antiguos maestros, entre ellos Durero, los dibujos de Miguel Ángel y Botticelli. Los impresionistas franceses en cambio, cuyos trabajos fueron adquiridos a partir de 1896 por el nuevo director de la Galería Nacional de Berlín, Hugo von Tschudi, le interesaban muy poco.

A diferencia de los pintores que ya estaban establecidos allí, su interés principal no se volcaba en el paisaje y sus estados de ánimo, sino en los habitantes, cuya “sencillez y grandeza” admiraba. Como modelos, buscaba figuras marginales de la vida pueblerina, mujeres y hombres ancianos del asilo, o madres con sus hijos en las chozas campesinas de los alrededores.
Paula Becker dibujaba y pintaba a sus modelos en su existencia sencilla y característica sin mostrar las actividades cotidianas ni los problemas y dificultades de la pobreza.

Al observar los dibujos de Paula Modersohn-Becke, se nos revela una personalidad extraordinariamente viva y despierta, que transmite una búsqueda apasionada de la esencia de los fenómenos. Desde sus primeras clases de dibujo en la London School of Art, que pudo tomar a los 17 años durante una estadía en Inglaterra, aprovechó todas las posibilidades, limitadas en aquel entonces para las mujeres, para estudiar dibujo de manera sistemática. Además de los dibujos académicos que en la mayoría de los casos retratan desnudos, se conserva un gran número de bocetos que dibujó con lápiz, carbonilla o tiza, en cuadernos o libretas. En ellas, la figura humana es lo central.

La muestra permanecerá abierta al público de manera gratuita hasta el 15 de diciembre del año en curso.

Museo Nacional de Arte
Calles Comercio y Socabaya
La Paz, Bolivia
Tel: (591-2) 240-8600
Web: www.mna.org.bo

Click here to post comments

Join in and write your own page! It's easy to do. How? Simply click here to return to Eventos 2011-2012.